¿Cómo influye la comida rápida a domicilio en nuestra salud?

¿Cómo influye la comida rápida a domicilio en nuestra salud?

No es extraño que en casi cualquier casa se haya pedido alguna vez comida a domicilio, comida rápida o "comida basura" como pizzas, hamburguesas, perritos, etc. ¿Sabemos lo que nos aportan este tipo de productos? ¿Es recomendable su consumo?

¿Qué me aporta este tipo de comida?

En primer lugar, no, no es recomendable su consumo habitual, ya que no nos aportan ningún beneficio a nivel nutricional, sólo calorías vacías, ya que en general, contienen azúcar, sal en exceso y aceites de mala calidad. Es decir, se trata de productos con elevada densidad calórica (muchas calorías en poca cantidad de comida) y una muy baja densidad nutricional (no nos aportan nutrientes, sólo calorías). Y si además acompañamos esta comida de un refresco estaremos incrementando el consumo de azúcares o edulcorantes de manera considerable (esto último puede tener efectos a nivel digestivo a medio-largo plazo, perjudicando a nuestra microbiota intestinal).

Por tanto, si recurrimos habitualmente a estas preparaciones nuestra dieta se acaba convirtiendo en una mala dieta, perjudicial para nuestra salud, ya que aumentan las posibilidades de padecer sobrepeso u obesidad y los problemas que van asociados a estas enfermedades. Además, al tener un alto contenido en sal, si comemos este tipo de productos a menudo podemos tener mayor riesgo de desarrollar hipertensión arterial, y por el tipo de grasa con que se cocinan y los ingredientes que suelen llevar (carnes de dudosa calidad, quesos muy grasos, etc.) también corren peligro nuestros niveles de colesterol.

¿Y si igualmente quiero pedir comida rápida?

Es importante que tengamos claro que si queremos consumir este tipo de productos debemos hacerlo de forma muy ocasional y sabiendo lo que estamos eligiendo. Es decir, no pasa nada por pedir comida poco o nada saludable en algún momento puntual, me apetece y hago esa elección, pero tengo que saber que no va a aportarme ningún beneficio a nivel nutricional. En resumen, quiero pedir "comida basura", lo hago y mañana seguiré con mi rutina de alimentación saludable sin que esta elección puntual interfiera en ello. También es importante recalcar que no tenemos porqué destinar este tipo de productos al fin de semana ni regalárnoslos como premio, ya que eso significaría que cuidarnos el resto de tiempo nos supone un esfuerzo o un sacrificio o incluso es un castigo para nosotros; por tanto, puedo hacer esta elección un día cualquiera y simplemente porque me apetece, no porque haya tenido una mala semana y crea que "me lo merezco".

También es interesante tener en cuenta que existen alternativas a estas comidas: podemos hacer una pizza casera añadiéndole verduras, por ejemplo, o una hamburguesa con patatas fritas en un buen aceite, y acompañarlas de agua como bebida. Y siempre puedes tener en casa alguno de nuestros platos preparados para esos días en los que no te apetezca cocinar, pero quieras comer de forma saludable. Y si lo que buscas es el gusto de este tipo de comida rápida, recuerda que debemos reservarlo para días muy ocasionales.