CALENTAR Y LISTO

Platos calientes

Aprende a preparar tus platos calientes.

Perfora el film protector (la tapa del tupper) con un tenedor o cuchillo un par de veces. Después mete la bandeja de comida en el microondas y configura 4 minutos de tiempo a máxima potencia (800W). Para comprobar que el plato está listo para consumir, solo tienes que tocar la parte inferior central del tupper; si está caliente tu plato estará listo para disfrutar.

¿No tienes microondas? También puedes calentar tus platos al baño maría o calentando el contenido del tupper en una sarten o cazuela.

Ver carta

Platos fríos

Ensaladas muy fáciles de consumir.

Si es un plato para consumir frío, como nuestras ensaladas, basta con sacarlo de la nevera unos minutos antes de su consumo para que se atempere y puedas disfrutar de todo su sabor. Reitra el film y consume la comida directamente en la tartera o bien emplata tu comida, ¡tú eliges!

Hacer pedido

¿Qué son los productos Listo para comer?

Cuando hablamos de productos calentar y listo hacemos referencia a comida lista para servir. En la industria alimentaria son conocidos como productos de quinta gama y son alimentos que han sido cocinado de manera artesanal para posteriormente seguir un proceso de enfriado rápido para mantener las propiedades de los alimentos. Este proceso de cocinado y enfriado es conocido como Cook&chill, del inglés cocinar y enfriar.

Así, el cook&chill pueden entenderse como un proceso formado por 3 pasos:

1) Cocción o cocinado:

Momento en el que se lleva a cabo el cocinado de la comida a través de distintos métodos (hornos de convección, sartenes, vaporizadores, parrillas, etc).

2) Enfriamiento y congelación rápida:

Una vez cocinado el alimento, se baja la temperatura del producto cocinado en abatidores de temperatura y posteriormente es congelado rápidamente a través de túneles de congelación. Una vez congelado el producto es mantenido a temperaturas inferiores a -18ºC en cámaras congeladoras para mantener la cadena del frío.

3) Regeneración o preparación:

Es el momento en el que preparamos la comida para su consumo. Para ello la mejor opción es pasar al frigorífico el producto congelado para que vaya descongelándose poco a poco. Una ez en estado de refrigeración, si se trata de un plato caliente bastará con calentarlo unos minutos en el microondas.