Beneficios y propiedades del café

Es más común oír hablar de los riesgos del café que de sus beneficios. En el artículo de esta semana queremos destacar que un consumo moderado de café no sólo no es malo para la salud, sino que además nos permite ingerir una gran variedad de sustancias beneficiosas para nuestra salud como los antioxidantes.

Con un recuento de más de 2000 sustancias en su composición podemos destacar la presencia de algunos micronutrientes como las vitaminas del grupo B y algunos minerales como el potasio, el fósforo, el magnesio y el calcio. Presenta además, unas sustancias beneficiosas llamadas polifenoles entre las que destaca el ácido clorogénico por su gran poder antioxidante.

Al tostar el café, algunas de estas sustancias se van modificando. Por ejemplo, parte de los polifenoles citados en el párrafo anterior se transforman en nuevos compuestos bioactivos llamados quinídeos, también con propiedades muy positivas para la salud.

El café más apreciado es que se tuesta sin azúcares añadidos, lo ideal es elegir café semi-tostado para apreciar su sabor y aroma original y para evitar la ingesta derivada de sustancias perjudiciales derivadas de del tostado excesivo.

Debido a su gran contenido en cafeína, hay personas que tienen prohibido por prescripción médica el consumo de café. La cafeína es una sustancia psicoactiva que tiene un efecto estimulante sobre el sistema nervioso central con lo que consigue reducir la fatiga y aumentar la capacidad de alerta y de concentración siempre que se consuma en cantidades moderadas.

Sí es cierto que es mejor recurrir a la versión descafeinada del café en los casos de personas con trastornos del sueño, hipertensión, acidez gástrica o úlceras entre otros problemas. No debemos perder de vista que otros alimentos y bebidas como el té, los refrescos de cola o el chocolate también contienen cafeína.

Basándonos en los resultados de los estudios llevados a cabo en los últimos años, citaremos los principales beneficios para la salud que se le atribuyen al café a día de hoy:

Beneficios sobre el sistema nervioso:

Algunos científicos aseguran que una cantidad moderada de café al día (nunca más de 3 tazas) favorece la capacidad de atención, concentración y vitalidad, así como disminuye el riesgo de depresión.
El Centro de Neurociencias de la Universidad de Coimbra va más allá y afirma que la cafeína presenta efectos positivos en la disminución del declive cognitivo asociado al envejecimiento y que previene la aparición de enfermedades tan temidas como el párkinson y el alzheimer. Sin embargo, el exceso traerá problemas como nerviosismo, insomnio y ansiedad.

Beneficios para el corazón:

El consumo de café continuado aporta sustancias que verdaderamente tienen efectos positivos sobre la salud cardiovascular como las HDL (colesterol bueno que impide los ateromas de colesterol) y los antioxidantes naturales. Un estudio publicado por el American Journal of Clinical Nutrition afirma que el consumo continuado de 2 o 3 tazas de café al día reduce el riesgo de sufrir un accidente cardiovascular en más de un 20%. El exceso, sin embargo, causará taquicardias y temblores.

Beneficios ante la aparición del cáncer:

Parece que se han encontrado evidencias de la relación entre el consumo de café y la inhibición (bloqueo) de las células cancerosas. Los estudios hablan de mejoras ante cánceres de hígado, estómago, boca, faringe y esófago.

Beneficios sobre el hígado:

La revista Archives of Internal Medicine publicó un estudio que relaciona el consumo moderado de café con una reducción del riesgo de sufrir cirrosis hepática en personas vulnerables y una bajada de las transaminasas en sangre.

Beneficios para prevención de diabetes tipo 2:

Está demostrado que el café consigue moderar los niveles de azúcar en sangre y la liberación de insulina en personas con alteraciones en los niveles de azúcar en sangre. Esto es así porque algunos componentes del café (el ácido clorogénico, los quinídeos y la trogonelina) consiguen aumentar la sensibilidad a la insulina de las células, además de potenciar una serie de respuestas a nivel metabólico que se van a traducir en un mejor aprovechamiento de los azúcares por parte de nuestro cuerpo.

Actualmente, son muchos los organismos que están llevando a cabo estudios sobre el café ya que la comunidad medico-científica lo considera ya Alimento Funcional (por definición los alimentos funcionales son aquellos alimentos que son elaborados no sólo por sus características nutricionales sino también para cumplir una función específica como puede ser el mejorar la salud y reducir el riesgo de contraer enfermedades) por lo que cada día despierta más interés y pronto podremos ampliar la información sobre este producto.

Lo que ya es una evidencia es que el café no presenta riesgo alguno para la salud tomado en cantidad moderada y sí presenta algunos efectos positivos, sobretodo un efecto protector.