¿Son saludables las bebidas de agua con zumo de frutas?

Ya hablamos hace poco del mito de las aguas ligeras como recurso para perder esos kilos de más. Pues bien, retomamos “los mitos y poderes” que se le atribuyen al agua, ya que coincidiendo con los meses de verano se ha puesto de moda el consumo de las aguas con zumo de frutas, como una alternativa saludable e hidratante, combinando los beneficios y la ligereza del agua mineral con todo el sabor del zumo de fruta, y ¡sin edulcorantes!

Dicho así puede parecer una alternativa saludable, ya que se trata de una bebida a base de zumo de fruta, pero... ¿es así en realidad?

Si analizamos el etiquetado de estas botellas, rápidamente nos damos cuenta de que NO lo es, y de que queda lejos de serlo. Los ingredientes de un producto siempre figuran en la etiqueta de mayor a menor contenido en el producto total. En estas aguas, la lista de ingredientes es la siguiente: Agua mineral natural, jarabe de azúcar invertido, zumo de fruta a base de concentrados (6%), aditivos.

¿Qué quiere decir esto? En primer lugar, que de zumo (concentrado, en este caso), tiene poco, y en segundo, que estas aguas, más que “agua con zumo de frutas”, son “agua con azúcar”, es decir, un refresco.

¿Qué diferencia tienen este tipo de aguas con, por ejemplo, un refresco a base de cola? No demasiada. Mientras que un vaso de refresco a base de cola aporta 26,5 g de azúcar, estas aguas, aportan 21 g, es decir, 4 terrones de azúcar por vaso.

Energía Azúcar
Agua con zumo de frutas (un vaso) 86 kcal 21 gr
Refresco a base de cola (un vaso) 105 kcal 26,5 gr

Como siempre en este tipo de refrescos, hablamos de consumo ocasional. No pasa nada, siempre y cuando se consuman moderadamente. El problema es que se comercializan con alegaciones saludables y con dos connotaciones asociados a buenos hábitos: “Agua y fruta”, pero ¿qué pasaría si consumiésemos estas bebidas como si fuese agua?

Desde luego, la alternativa más saludable, si queremos consumir agua con zumo de frutas, es sin duda hacerla nosotros en casa, con zumo recién exprimido, y no a base de concentrado y azúcares añadidos.