Gazpacho light

Llega el calorcito y como buenos españoles, empezamos a pensar en los gazpachos. En ocasiones, el gazpacho ya preparado lleva pan y aceite de oliva en cantidad, algo que puede frenar la bajada de peso en las dietas de adelgazamiento.

Esta semana vamos a ver un truco para elaborar un gazpacho más ligero y nutritivo desde el punto de vista de los micronutrientes (vitaminas y minerales) y con menos hidratos de carbono, ¿cómo conseguirlo? Muy sencillo, bastará con sustituir el pan por zanahoria.

Ingredientes (para 4 personas)

  • Tomates grandes lavados: 5
  • Pepino: 1
  • Pimiento verde: 1
  • Zanahoria pelada: 1
  • Cebolla: 1/4
  • Aceite de oliva: 5 cucharadas
  • Ajo y sal: Al gusto
  • Agua fresca: Hasta conseguir textura deseada

Elaboración

La elaboración de este plato no tiene complicación alguna, basta con añadir os ingredientes en crudo, aliñar y batir. Para evitar la tentación de los picatostes de pan, podemos acompañar el tazón de gazpacho con un platito o bandeja de verduras cortadas en dados pequeños (tomate, cebolla y pimiento) a modo de picatostes de verdura.

Comentarios del dietista

Si el gazpacho ya es en sí mismo un autentico coctel de vitaminas y minerales, mucho de ellos antioxidantes, al cambiar el pan por la zanahoria este porcentaje de antioxidantes aumenta.

El tomate tiene licopeno un pigmento con poder antioxidante que es el elemento más destacable del tomate, además presenta otros antioxidantes como los carotenos, la vitamina E y la vitamina C.

El pepino es poco nutritivo, si lleva antioxidantes como la provitamina A y las vitaminas E y C, pero en baja cantidad. Como su piel sí presenta carotenos en cantidad (de ahí su color fuerte) se recomienda pelarlo con un pelador de patatas, para retirar sólo las zonas duras de la piel y dejar zonas verdosas en el pepino antes de añadirlo al gazpacho. Así, aumentaremos el contenido de antioxidantes.

Del pimiento podemos destacar la presencia de vitamina C y de capsantina, un caroteno muy apreciado por su poder antioxidante, mientras que en la zanahoria, los nutrientes más destacables (además de ser también la vitamina C) son los betacarotenos o provitamina A y la vitamina E.

Este cóctel de antioxidantes nos ayudará a mantenernos sanos por dentro y por fuera.