¿Cómo cuidar mi alimentación tras las vacaciones?

Septiembre ya está aquí y con él, la vuelta a la rutina y el planteamiento de nuevos retos y objetivos, ya que el verano es una época en la que a veces dejamos de lado algunos hábitos saludables como la alimentación y el ejercicio y quizás este es un buen momento para volver a cuidarnos, ¿te animas?

Da la bienvenida al nuevo curso con hábitos más saludables

Tanto si ya cuidabas tu alimentación y lo has dejado un poco de lado durante vacaciones, como si te has propuesto cambiar tu rutina de comidas a una más saludable, estos consejos te pueden ayudar a lograrlo:

  • Aumenta tu consumo de fruta y verdura. Incluye siempre en tus comidas un plato de verdura, ya sea cruda o cocinada, para saciarte y aprovechar al máximo los micronutrientes que nos aportan. Puedes utilizar las frutas como tentempié en momentos en los que tengas hambre o te apetezca algo dulce. Recuerda elegir siempre que puedas las que estén de temporada, ya que además de estar más sabrosas, estarás contribuyendo a cuidar el medioambiente con un consumo más sostenible.

  • Elige alimentos ricos en fibra. Te puede ayudar, entre otras, a mejorar tu tránsito intestinal y además te mantendrá más saciado. La fibra la encontramos en ciertos alimentos como la verdura y la fruta (siempre que la tomemos entera, no en zumo), en algunos cereales como la avena, en harinas integrales (elige siempre pan, pasta y arroz integral) y en las legumbres (si no estás acostumbrado a comer legumbre, ve introduciéndolas poco a poco para evitar molestias digestivas como gases o hinchazón).

  • Que tu elección de bebida sea el agua. Probablemente en verano has tomado otras bebidas además del agua, como refrescos o alguna bebida alcohólica. Este tipo de productos deben reservarse para ocasiones puntuales, por su contenido tan alto en azúcares, edulcorantes o alcohol. Si te cuesta beber agua, prueba con las infusiones o añade a tu vaso frutas para darle sabor.

  • No te olvides del ejercicio. Siempre es recomendable acompañar una buena dieta de ejercicio físico regular, siempre adaptado a tu situación personal. Cualquier ejercicio es bueno, ¡ponte en movimiento!

  • Cambia tus hábitos poco a poco. No podemos pretender hacer un cambio radical en nuestro estilo de vida de la noche a la mañana. Te recomendamos que vayas haciendo pequeños cambios, poco a poco hasta llegar a tu objetivo final, por ejemplo, puedes incluir una pieza más de fruta durante una semana y después otra y así con el resto de propuestas. De esta manera, te irás adaptando progresivamente y seguro que los mantienes en el tiempo.

Para cumplir con estos objetivos y llevar una dieta equilibrada y adaptada a ti puedes apoyarte en nuestras dietistas nutricionistas, que te ayudarán a lograr tus propósitos en un contexto de salud y te guiarán en el proceso. Además, recuerda que en Menudiet te lo ponemos aún más fácil con nuestros menús semanales. Empieza a cuidarte con nosotros.