Bebidas alcohólicas. ¿Cuáles elegir?

Bebidas alcohólicas. ¿Cuáles elegir?

Se acercan las fiestas navideñas y como cada año comienzan a asaltarnos las dudas sobre las bebidas que debemos tomar o no, las que tienen más calorías o menos o las que verdaderamente pueden truncar nuestros objetivos.

Es importante aclarar que el alcohol no es buen aliado en las dietas de adelgazamiento ya que cada gramo de alcohol aporta 7 kcal (mucho más que los azúcares), por lo que moderarlo incluso en los días sociales es esencial durante el periodo de adelgazamiento.

Por otro lado, nuestra cultura en ocasiones nos empuja a hacer uso de estas bebidas cuando estamos en sociedad y más aun cuando hay algo que celebrar. Renunciar a ello al 100% si realmente nos apetece no es necesario, pero sí es bueno planear qué bebida vamos a elegir y sobre todo, moderar las cantidades y combinar con alguna bebida acalórica como los refrescos light o el agua.

Hay bebidas sin alcohol que son ideales para casos como las personas que no beben alcohol, las mujeres embarazadas, etc. como son el mosto o la cerveza sin alcohol. Éstas son opciones sin alcohol pero que por su contenido en hidratos de carbono también nos van a aportar calorías.

Vamos a dividir las bebidas alcohólicas en 3 grupos según sus calorías, de modo que de cara a las fiestas navideñas podamos elegir la bebida más conveniente:

  • Grupo 1: Cerveza, vino blanco y vino tinto seco, sidra y champagne.

    Es el grupo más ligero y saludable, ya que en este grupo sólo aparecen bebidas fermentadas y no aparece ninguna bebida destilada. Las bebidas fermentadas tienen unas propiedades estupendas para nuestro corazón y nuestro sistema cardio-circulatorio en general y su graduación alcohólica es menor.
    Si estás siguiendo una dieta de adelgazamiento y quieres tomarte una o dos copitas en las grandes cenas o comidas navideñas, lo más recomendable es elegir una bebida de este grupo.

  • Grupo 2: Vinos dulces o vinos fortificados como el Oporto o el Jerez.

    El contenido calórico podría ser muy similar al del grupo anterior y desde el punto de vista saludable, son también similares porque estamos hablando de bebidas fermentadas. El mayor aporte calórico viene dado por el extra de azúcares en los vinos dulces y por una mayor graduación alcohólica (y en ocasiones de azúcar) en los vinos fortificados con aguardiente de vino (fino, oloroso, manzanilla…) o fortificados adicionando brandy durante la fermentación como es el caso del Oporto.
    Si estás en periodo de adelgazamiento es mejor que elijas otras opciones, este grupo es ideal para las personas que están siguiendo una dieta de mantenimiento o que están en su peso y les gusta moderar lo que toman.

  • Grupo 3: Tequila, whisky, ron, ginebra, licores y coñac.

    Este es el grupo más calórico y con mayor graduación alcohólica, además son todo bebidas destiladas en lugar de fermentadas por lo que no tienen tantos beneficios sobre el sistema cardiovascular si se toman moderadamente. Hay que limitar su consumo al máximo independientemente de la situación.
    Ya hemos visto que el alcohol es mucho más calórico que los azúcares, siendo estas bebidas las más altas en contenido de alcohol y por tanto en calorías. Además de ser una verdadera bomba calórica incluso en baja cantidad, no hay que olvidar que muchas de estas bebidas alcohólicas se toman acompañadas con refrescos (como es el caso del whisky con cola o el ron con limón) por lo que estamos sumando el aporte del alcohol más los azúcares de los refrescos. Si decidimos tomar una copa con una de estas bebidas conviene elegir tónica o refresco light para acompañarlo, la copa tendrá muchas calorías pero así evitamos sumarle un extra.
    Este tipo de bebidas sólo deben consumirse de forma esporádica y en cantidad moderada. Éste no es un consejo sólo para las personas que estén siguiendo un régimen para adelgazar, sino que es un consejo para la población general.

¡FELICES Y SALUDABLES FIESTAS!