¿Por qué incluir trigo sarraceno en la dieta?

El trigo de sarraceno o también conocido como alfrofón, trigo negro o fajol (Cataluña) se está utilizando cada vez más como sustituto de otros cereales más típicos. Pero en primer lugar hay que decir que en realidad se trata de un falso cereal, ya que no pertenece a la familia de las Gramíneas (arroz, maíz, trigo, mijo, centeno…) aunque su propio nombre indique "trigo" se trata de un pesudocereal simplemente porque la estructura de su planta es diferente a las Gramíneas. Su siembra se realiza en Mayo y Junio, la flor sale a finales de Julio y la recogida del grano se realiza entre Septiembre y Octubre.

Hidratos de carbono del trigo sarraceno

En cuanto a la composición nutricional de su grano presenta un alto porcentaje en hidratos de carbono complejos, sobre todo, en almidón con respecto a los cereales. Y también presenta cantidades importantes de fibra. Esto hace que sea un alimento con un índice glucémico medio-bajo apto para diabéticos, ya que evita subidas rápidas de azúcar en sangre.

Proteínas del trigo sarraceno

Con respecto a las proteínas hay que destacar su contenido en aminoácidos esenciales sobre todo en lisina, deficitarios en todos los cereales, y en metionina, limitante en las legumbres. Son esenciales debido a que nuestro cuerpo no es capaz de sintetizarlo y por tanto hay que aportarlos a partir de la dieta. Es fundamental destacar su ausencia de gluten, una gran ventaja para los celíacos.

Grasas del trigo sarraceno

Contiene una cantidad similar de grasa que los cereales siendo también la prioritaria la grasa insaturada (mono y poliinsaturada) la cual aporta grandes beneficios para la salud cardiovascular. Desde el punto de vista de los micronutrientes (minerales y vitaminas) también se presentan en cantidades considerables, destacando sobre todo el contenido de magnesio, fósforo, cobre, manganeso, zinc, potasio, selenio (antioxidante) y vitaminas del grupo B.

Otros beneficios del trigo sarraceno

Su flor, además proporciona una flavonoide llamado rutina, en la cual existe alguna evidencia científica del uso de este flavonoide en la insuficiencia venosa crónica, edemas, hemorroides, microangiopatías (enfermedades de los vasos sanguíneos pequeños), várices y trastornos venosos.

Conclusión sobre el trigo sarraceno

Como podemos ver es un alimento muy sano para incluirlo en nuestra alimentación diaria. Se puede tomar en forma de grano o de harina para la elaboración de pastas o postres. Podemos incluirlo en el desayuno, si es en forma de grano dejar la noche de antes en leche para que se reblandezca y sea más fácil su digestión o tomarlo cocido como guarnición o acompañando de verduras como primer plato de una comida principal.