La merienda más recomendable para tus hijos

La etapa escolar es uno de los momentos de gran importancia a nivel nutricional ya que es una etapa en donde el crecimiento y desarrollo va a una velocidad mucho más rápida que en la etapa infantil y es uno de los momentos donde los niños van adquiriendo sus hábitos alimentarios los cuales repercutirán en su vida adulta. Deben evitarse déficit nutricionales para prevenir aquellos problemas de salud de la etapa adulta que se ven influidos con la dieta como son obesidad, hipertensión, hipercolesterolemia, osteoporosis, etc. Por tanto, es un momento esencial para enseñarles cuales son las pautas nutricionales correctas a seguir.

Alimentos que no deben faltar a la hora del recreo o en la merienda

Lácteos enteros

Importantísimos para cubrir las necesidades de calcio diario, como hemos dicho es una etapa de crecimiento sobre todo a nivel óseo. Se recomienda cubrir 3-4 raciones al día de lácteos.

Una ración de calcio representa: un vaso de leche, una porción de queso fresco (30-40g) u otros quesos (15-30g) y dos yogures enteros. Evitar productos comerciales por su alto contenido en azúcares. La OMS recomienda un consumo mínimo de de 25 g/día, para que os hagáis una idea un solo batido de chocolate comercial de 330ml aporta aproximadamente 40g de azúcar, casi el doble de lo recomendado.

Cereales o pan integral

Debe estar presente en todas las comidas del día, son esenciales para aportar la energía necesaria para cubrir tanto el gasto que conlleva el crecimiento como el gasto por la actividad física diaria.

En el mercado hay multitud de productos de este tipo pero hay que leer bien las etiquetas y optar por alimentos que contengan bajo contenido en azúcar y grasas y más porcentaje del cereal integral, ya que aportará más vitaminas y minerales.

Fruta

vitar el consumo de zumos comerciales ya que estos productos están compuestos mayoritariamente por altas concentraciones de azúcar. A igual que los batidos, un brick de 330ml de zumo comercial aporta aproximadamente 40g de azúcar. La mejor opción es optar por piezas enteras de fruta, el zumo natural puede ser de vez en cuando una buena opción pero abusar de él tampoco es lo recomendable ya que tiene el inconveniente de aportar menos fibra y saciar menos ya que el azúcar que contiene se metaboliza mucho más rápido.

Ejemplos de una media mañana o merienda saludable

  • Batido de leche casero entera con una cucharadita de cacao en polvo + cereales integrales + una pieza de fruta.
  • Un bocadillo mediano + queso + una pieza de fruta.
  • Un yogur entero + cereales integrales + una pieza de fruta.