Errores comunes al adelgazar

Cada día, recibimos muchas consultas de personas que quieren informarse sobre nuestras dietas para adelgazar porque aseguran que les resulta imposible perder peso por su cuenta.

En estos casos, nos gusta escuchar a los pacientes para asesorarles lo mejor posible y recomendarles la opción de dieta más eficaz para su caso. Sin embargo, es muy habitual que en ese primer contacto nos comenten diferentes errores que pueden frenar la bajada de peso, o incluso hacerla imposible.

Nuestra experiencia nos dice que aunque sí hay personas a las que les cuesta especialmente bajar de peso por problemas metabólicos, pero éstos son casos muy aislados y que corrigiendo pequeños errores y reorganizando las comidas, lo normal es que el periodo de adelgazamiento sea eficaz y duradero.

Los errores más repetidos respecto al hacer una dieta para adelgazar son los siguientes:

  • “Llevo varias semanas cenando sólo fruta y no bajo ni un gramo” ó “Estoy cenando sólo leche con cereales integrales y no hay manera de perder peso”
    Éstos son errores graves. En ambos casos estamos ingiriendo hidratos de carbono antes de irnos a la cama, por lo que es fácil que los azúcares de la fruta o los carbohidratos de los cereales se transformen en grasa durante las horas de sueño (periodo largo de inactividad) y sobre todo, en el caso de la cena a base de fruta, estaremos ralentizando nuestro metabolismo ya que es una comida muy incompleta y nada equilibrada.

  • “Entre horas calmo el hambre con zumos naturales pero no consigo perder peso”
    Cuidado, en los zumos, aun cuando son naturales, los azúcares están muy disponibles. Esto significa que el cuerpo no tiene que trabajar nada para asimilar un zumo porque ya está listo para ser absorbido y esa escasez de fibra, también hará que el azúcar en sangre aumente repentinamente y la sensación de hambre aparecerá en seguida. Si cada vez que sentimos hambre tomamos un zumo, tendremos continuamente al cuerpo “entretenido” quemando los azúcares presentes en sangre y no podrá quemar la grasa de reserva de nuestro cuerpo que es lo que causa el sobrepeso.

  • “Lo único que hago fuera de la dieta es tomar un vaso de leche con galletas, pero son galletas de dieta.”
    Las galletas son unos de los peores enemigos de las dietas, están ricas y son fáciles de comer ¡por eso lo mejor es evitar tenerlas a mano! Las galletas de dieta no existen, incluso las que no llevan azúcares van cargadas de grasa, y son grasas saturadas aunque su origen sea vegetal. Lo normal es que tan sólo 3 o 4 galletas pueden igualar una comida a base de verdura y proteína magra, no merece la pena darse el capricho.

  • “Estoy comiendo todas las noches un helado 0%”
    Al ver en cualquier producto un 0% no hay que comprarlo directamente, sino pensar ¿a qué se refiere ese 0%? Lo normal, es que haga referencia a la grasa o a la cantidad de azúcar pero NO a las dos cosas, por eso hay que preocuparse de que los productos como helados, yogures, etc. (productos que pueden llevar tanto grasas como azúcares) sean realmente ligeros y aptos para dieta.

  • “Estoy haciendo un montón de abdominales en casa y no me baja la barriga”
    Es importante hacerse a la idea de que para eliminar grasa corporal necesitamos hacer un esfuerzo constante, siempre más largo de 30 minutos. A partir de los 30 minutos es cuando el cuerpo empieza a quemar grasa de reserva. Los ejercicios más eficaces son correr, caminar rápido, bici, natación… cualquier ejercicio cardiovascular.

  • “No adelgazo y eso que lo estoy tomando todo cocido con el aceite en crudo añadido después del cocinado”
    Las grasas o aceites siempre son muy calóricas, da igual que sean en crudo, cocinadas o que sean grasas sanas de origen natural.

Estos son los errores más repetidos por nuestros pacientes y usuarios, esperamos que os sirva de ayuda para rematar la operación bikini :)