Ensalada de caballa con tomate

Hemos comentado en algunas ocasiones que las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia deben tomar pescados azules de tamaño pequeño, como por ejemplo la caballa, dejando a un lado otros más grandes como el atún.

Veremos una ensalada que además de ser ideal para las mujeres en periodo de embarazo o lactancia es realmente sencilla, rica y completa, válida por tanto para todos aquellos que estén llevando una dieta sana ya sea para cuidarse o para adelgazar.

Ingredientes (para una persona)

  • Una lata de filetes de caballa en aceite
  • 2 tomates de ensalada
  • 1 cebolla dulce
  • Vinagre de módena
  • Sal gruesa
  • Aceite de oliva

Elaboración

Pelamos los tomates y los troceamos en una ensaladera, a continuación añadimos la cebolla dulce troceada y aliñamos con el aceite y el vinagre, removemos bien.

Como la caballa va en aceite, se puede escurrir en un plato durante unos minutos y a continuación se añade a la ensalada. Por encima se añade un poquito de sal gruesa y lista para tomar.

Para las personas que quieran adelgazar (los que estén a dieta o las mujeres que quieran quitarse unos kilos tras el parto) es recomendable que escurran bien los filetes de caballa con una servilleta de papel antes de añadirlo a la ensalada. En este caso, los tomates se pueden añadir con piel de modo que este alimento aportará más fibra y con ello, la sensación de saciedad llegará antes.

Comentarios del dietista

El tomate es una estupenda fuente de antioxidantes. El más destacado de este alimento es el licopeno que tiene una gran capacidad protectora para el organismo. También presenta otros antioxidantes de gran importancia como el beta-caroteno o provitamina A, la vitamina E y la vitamina C.

Otras vitaminas con funciones diferentes en su composición son las vitaminas del grupo B, entre ellas destacan la vitamina B1 y la B3 relacionadas con el correcto aprovechamiento de los nutrientes y ciertos procesos metabólicos entre otras funciones.

En la cebolla aparecen también elementos como los ya citados para el tomate (vitamina C y del grupo B) pero los más destacables en el caso de la cebolla son los flavonoides y los compuestos azufrados que tienen grandes beneficios para el organismo. Los flavonoides son estupendos para la circulación sanguínea, tienen una función depurativa y evitan los trombos y los ateromas de colesterol en las arterias. Por otra parte, las sustancias azufradas se relacionan con una mejora en casos de asma y problemas respiratorios.