Ensalada templada de mar

Cada día las temperaturas bajan y las ensaladas y platos fríos van pasando a un segundo plano. Para seguir teniendo a mano recetas de platos sencillos que os ayuden a complementar vuestras dietas cocinadas pero calentitos.

Ingredientes (para 1 persona)

  • 100 gramos de mezcla de lechugas o cualquier verdura de hoja (escarola, brotes tiernos, canónigos, espinacas, etc)
  • 30 gramos de langostinos pelados
  • 30 gramos de sepia en dados
  • 30 gramos de gulas
  • Guindilla cayena
  • Ajo y sal
  • Aceite de oliva (una cucharada)

Elaboración

Lavamos y picamos las verduras de hoja y las llevamos a una ensaladera cuando estén bien escurridas. Si queremos simplificarlo podemos hacer uso de las verduras que ya vienen en bolsitas limpias y troceadas, aunque es una opción menos sabrosa.

En una sartén, añadimos un poquito de ajo picado y y la guindilla entera. Dejamos que se vayan dorando sin dejar de vigilar la sartén y cuando estén listos, añadimos los langostinos y la sepia y lo dejamos al fuego unos minutos, en seguida añadimos las gulas (lo dejamos otro par de minutos) y lo salamos al gusto. Cuando los ingredientes estén doraditos y bien cocinados, añadimos el sofrito directamente a la ensaladera sobre la cama de verduras de hoja verde y servimos inmediatamente.

Comentarios del dietista

Es una opción muy sencilla y realmente nutritiva ya que combina el gran aporte de micronutrientes que tienen las verduras de hoja verde, sobre todo de ácido fólico.

A algunas personas, no les sientan demasiado bien ciertas lechugas en la noche ya que les produce una digestión pesada. En estos casos, conviene elegir verduras de hoja que tengan un ligero sabor amargo (como la escarola o la endibia) ya que este sabor amargo viene dado por una sustancia llamada intibina que facilita la digestión.

El aporte de la sepia, los langostinos y (en menor medida) las gulas destaca más por la proteína que es de gran calidad y por su aporte en yodo y omega-3. Aunque los mariscos tienen un poco de colesterol y pueden aumentar el ácido úrico, tomados con moderación y dentro de una dieta equilibrada nos pueden aportar grandes beneficios a nuestra nutrición y grandes alegrías a nuestro paladar.