El huevo, ¿amigo o enemigo de la dieta sana?

El huevo, ¿amigo o enemigo de la dieta sana?

Durante mucho tiempo el huevo ha estado considerado como un alimento perjudicial para nuestros niveles de colesterol y la salud cardiovascular en general, sin embargo hoy en día sabemos que el huevo tiene más beneficios que aspectos negativos siempre que se tome en cantidades adecuadas (entre 3 y 6 huevos a la semana) dentro del contexto de la dieta equilibrada.

La cantidad de grasa que contiene es muy moderada. Además, la relación entre los ácidos grasos poliinsaturados y saturados del huevo es muy conveniente y ayuda a mantener los niveles de colesterol bajo control lo cual hace que sea muy adecuado en dietas cardioprotectoras. Además, es bajo en sodio y reduce la agregación plaquetaria disminuyendo así el riesgo de trombos o episodios similares, por lo que está permitido en las dietas de personas con hipertensión, con antecedentes de infarto o con una salud cardiaca delicada por cualquier causa.

Aclarado este falso mito, vamos a ver algunos beneficios destacables del huevo que son realmente interesantes para el mantenimiento de nuestra salud:

  • Contiene todos los aminoácidos esenciales en cantidades relevantes por lo que se considera el alimento con la proteína de mayor calidad. Su proteína es realmente completa y aprovechable por nuestro cuerpo.

  • Su composición en cuanto a los micronutrientes como por ejemplo las vitaminas le otorgan propiedades muy interesantes. Presentan vitaminas como la B1, la B5, la B6 y la B12 todas ellas implicadas en el aprovechamiento de los nutrientes y en el correcto funcionamiento de nuestro sistema nervioso.

  • La presencia de otro tipo de vitaminas como las vitamina A y vitamina E, hacen que el huevo tenga además capacidad antioxidante. No sólo las vitaminas del huevo tienen esta capacidad, sino que contiene también otras sustancias antioxidantes como el selenio o los carotenos luteína y zeaxantina (que son pigmentos).

  • El huevo es además un gran aliado de nuestros huesos ya que contiene vitamina D que es imprescindible a la hora de absorber el calcio, y además contiene fósforo y magnesio, los dos minerales más importantes para nuestro esqueleto después del calcio.

  • La presencia de colina es una de las características más destacables del huevo. Esta sustancia participa en el crecimiento de los tejidos, en los procesos inflamatorios y en el correcto funcionamiento del sistema nervioso. Es especialmente importante en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia y en las dietas para deportistas.

  • El huevo es además un alimento bajo en calorías y está indicado en dietas de adelgazamiento, aunque su contenido calórico depende de la forma de cocinado.

En próximas publicaciones te contaremos trucos para introducir el huevo en la dieta con la mínima cantidad de calorías y el máximo sabor ¡no te lo pierdas! ;)

De nuestra carta Platos preparados de huevo