Dieta y alimentos contra el acné

El acné es un molesto problema que afecta a las glándulas sebáceas de la piel y es una de las afecciones de piel más comunes en el mundo.

No se conoce con exactitud la causa del acné, sin embargo sí sabemos que está relacionado con factores genéticos y hormonales.

Durante mucho tiempo se ha oído hablar de que el chocolate y las dieta ricas en grasa fomentaban la aparición del temido acné, sin embargo hoy sabemos que las causas de su aparición son algo más complejas como hemos comentado en el párrafo anterior. Pero, ¿podemos mejorar el aspecto de nuestra piel a través de la dieta en los casos de acné? ¡La respuesta es sí! Os damos una serie de consejos para mejorarlo:

  • Evita alimentos azucarados que fomenten una gran liberación de insulina y que a su vez, estimula la producción de andrógenos (hormonas sexuales) que afectan directamente al folículo sebáceo y acaban por provocar acné.

  • Los casos de acné, son uno de los pocos casos en los que recomendamos limitar la ingesta de lácteos de origen animal, ya que consiguen afectar y aumentar la producción de ciertas hormonas relacionadas con este trastorno (insulina, testosterona y andrógenos).

  • La dieta hipocalórica también consigue mejorar el perfil de andrógeno de pacientes con desarreglos de la insulina, como pueden ser los casos de pacientes con ovario poliquístico, mejorando notablemente el aspecto de su piel.

Se ha observado en diversos estudios que las comunidades que ingieren mayor cantidad de Omega3 (pescados azules) presentan menores tasas de acné, lo cual mejora aún más en las sociedades en las que se sigue una dieta equilibrada no sólo rica en Omega3, sino también en el resto de ácidos grasos esenciales como los Omega6, presenta en aceite de semillas, nueces y huevos y los Omega-9 del aceite de oliva. Otras vitaminas de interés para la mejora del acné son la presencia en la dieta de Vitamina A y Vitamina E.

Podemos concluir que la dieta variada, equilibrada y moderada en azúcares ayuda a mejorar los casos de acné evitando la sobre-estimulación hormonal de las glándulas sebáceas.