Cómo afrontar la Navidad de forma saludable

Se acerca una de las épocas del año más temida para muchos por los excesos de comida y en ocasiones, de bebida y las consecuencias que traen a nivel de peso corporal (es en la mayoría de los casos la principal preocupación). Para otros, es el momento de "recuperar el tiempo perdido" y comer todo lo que sus dietas milagro no les permiten. ¿Cómo cambiamos esta forma de afrontar las navidades?

En primer lugar, conviene recordar que la Navidad no llega hasta finales de diciembre, aunque en muchos supermercados quieran que comencemos con los dulces típicos de estas fechas desde octubre, por lo que sería un paso muy importante rechazar este tipo de productos de forma habitual y esperar a que llegue realmente la Navidad. Esto no significa que en diciembre vaya a volverme loca a comer polvorones, pero si me apetece uno, está bien, aunque lo mejor sería reservarlos para los días más especiales y así nos aseguramos de que no abusamos de ellos. Por tanto, se trata de no utilizar estas fechas como el momento del año en que todo vale, se puede seguir comiendo de forma saludable y darnos algún capricho dulce o salado si nos apetece, pero debemos alejarnos del comer por comer, porque es Navidad, con las mesas repletas de turrón y montones de comida. Este año intentemos comer de forma más consciente, quizás cambiemos algo poco a poco y disfrutemos incluso más de estas comidas y cenas.

Para que veas que hay opciones saludables para comer en Navidad, te dejamos algunos ejemplos de entrantes y un desayuno.

Entrantes

  • Crema de lombarda y manzana: La lombarda es muy típica en Nochebuena, este año la tomaremos de forma diferente. Pochamos cebolla o puerro, añadimos la lombarda y la manzana y removemos dejando que se ablanden un poco. Cubrimos con agua y cocemos. Retiramos el agua, echamos una pizquita de sal y batimos bien. Se puede colar o pasar por el chino y podemos echarle un chorrito de aceite de oliva virgen extra, manzana rallada y pasas.

  • Saquitos de verduras: Necesitamos dos hojas de pasta filo o brick (en este caso quizás con una es suficiente) para cada saquito. Es muy sencillo, solo tenemos que lavar, cortar y saltear las verduras que queramos y ponerlas en el centro de las láminas de masa, que juntaremos cerrando como un saco. Después, horneamos a 180º hasta que la masa se dore. Las verduras se pueden saltear con un poquito de salsa de soja (mejor si es baja en sal) o tomate frito para que quede algo más jugoso, pero sin pasarnos para que no empape la masa y se rompa. También puedes añadir un poco de queso dentro de los saquitos para que se funda en el horno.

  • Untables: humus tradicional o de remolacha, lentejas, pimientos o tomates secos, paté de guisantes, de aceitunas, de berenjena… Sólo tienes que triturar todos los ingredientes que hayas elegido y acompañar las pastas de un buen pan integral cortado en rebanadas finas o tostado.

Bizcocho de chocolate para desayunar en Navidad

La base es el típico bizcocho de yogur, pero con algunas modificaciones. Necesitamos:

  • Un yogur natural (natural del todo, sin azúcar ni edulcorantes)
  • Tres huevos
  • Tres medidas del vaso de yogur de harina integral
  • Una medida del vaso de yogur de aceite de oliva virgen extra (pero no lo elijas muy intenso para que no de demasiado sabor al bizcocho)
  • Media medida del vaso de yogur de cacao en polvo 100%
  • Dátiles (si lo haces de chocolate, con unos 6-8 dátiles es suficiente, si quieres hacerlo sin cacao entonces puedes utilizar menos dátiles)
  • Un sobre de levadura
  • Opcionalmente, puedes añadirle trocitos de chocolate negro (85% cacao), frutos rojos, trocitos de manzana o de plátano o frutos secos como nueces, almendras, avellanas o pistachos

Primero tritura los dátiles, añade el yogur y luego el resto de ingredientes y ve mezclando hasta obtener una mezcla homogénea. Viértelo en un molde y mételo en el horno precalentado a 180º durante unos 25 minutos.

Y si no te apetece cocinar estas navidades, siempre puedes recurrir a nuestros platos preparados y quitarte esa preocupación. Cenarás rico y saludable también en Navidad. Sopa de marisco, lombarda con pasas y piñones, carrilleras de cerdo al vino, solomillo a la pimienta, bacalao en salsa de piquillos o merluza en salsa verde son solo algunos ejemplos de nuestros platos más navideños.

¡FELIZ NAVIDAD!