Vitamina B3 o niacina

La vitamina B3 o niacina es otra de las llamadas vitaminas liposolubles por lo que es una vitamina que no podemos acumular en nuestro cuerpo ya que se elimina por orina con cierta facilidad. Esto no significa que en dosis muy altas no pueda causar toxicidad, ya que si se ingiere una cantidad demasiado alta y el cuerpo no consigue eliminarla, puede causar problemas bastante graves de salud sobre todo a nivel cerebrovascular.

Por otra parte, el déficit de niacina puede causar una enfermedad llamada pelagra que fue muy relevante a comienzos del siglo XX y que consigue causar problemas en la piel, fuertes diarreas y demencia. Hoy en día esta enfermedad es prácticamente inexistente ya que muchos alimentos vienen enriquecidos en niacina.

Funciones de la vitamina B3 o Niacina

Las diferentes formas de esta vitamina son muy necesarias para el aprovechamiento de la energía en nuestro cuerpo. Participan en el metabolismo de las grasas y azúcares por lo que su función es relevante. Es además importante para la piel y para nuestro sistema nervioso.

Se le atribuyen además otras funciones (algunas de ellas si se toman en forma de suplemento) pero es importante destacar que lo ideal es siempre ingerir las cantidades de vitaminas a través de los alimentos naturales y no en forma de suplementos, ya que las vitaminas aisladas de forma sintética no siempre actúan de la misma forma y pueden causarnos problemas.

Vamos a ver las funciones más destacables que se le atribuyen:

  • Regula los niveles de colesterol: Tomado en forma de niacina (nunca en forma de niacinamida) y en dosis controladas consigue reducir el colesterol pero se necesitan dosis tan elevadas que no se recomienda usar la niacina para este fin.
  • Artritis: Tomar vitamina B3 en forma de niacinamida consigue mejorar la flexibilidad de las articulaciones y tiende a desinflamar os tejidos.
  • Alzheimer: Las personas que llevan una dieta rica rica en niacina de forma natural (no con suplementos) parecen tener un menor riesgo a la hora de desarrollar enfermedades como el alzheimer.
  • Salud vascular: Su tendencia a fluidificar la sangre, a darle más flexibilidad a los vasos sanguíneos y a regular los lípidos sanguíneos hacen que llevar una dieta rica en niacina de forma habitual reduzca el riesgo cardiaco y cerebrovascular.
  • Diabetes: Como participa en el metabolismo y aprovechamiento de los azúcares es beneficiosa para los casos de diabetes de cualquier tipo.

Alimentos ricos en niacina

Son especialmente ricos en niacina los cacahuetes y nueces; el atún, el salmón y el bacalao entre otros pescados; la carne de pollo y otras carnes magras como las de cerdo y ternera; los mariscos; los quesos y otros lácteos de origen animal; los granos de cereal, legumbres y las verduras de hoja verde.

Llevar una dieta completa y equilibrada en nuestro día a día asegura unos niveles suficientes de niacina.