Receta de ketchup casero

Cada vez son más las personas que huyen de los alimentos procesados y se decantan por el camino de lo natural, pero no podemos obviar que en ocasiones el cuerpo nos pide algo diferente más “goloso” y por supuesto, siempre hay soluciones para no salirnos de lo natural.

Ya vimos semanas atrás recetas de hamburguesas caseras y las patatas “fritas” ligeras, ¿qué mejor que una salsa de kétchup casera para acompañarlo?

Ingredientes:

  • 1 bote de 250 gramos de tomate natural triturado.
  • Una pizca de pimienta (al gusto)
  • Una puntita de sal (al gusto)
  • 1 cucharada de vinagre de manzana
  • 1 cucharada de miel
  • Una puntita de mostaza
  • Un poco de agua (hasta conseguir la textura deseada)

Elaboración

Ponemos en una cazuela el tomate triturado, añadimos sal y pimienta y lo cocinamos durante unos 20 minutos, al finalizar lo pasamos por un colador fino para que nos quede una pasta de tomate lo más espesa posible. Reservamos el agua que suelta el tomate para corregir la consistencia de la salsa al final. Esperamos a que la pasta de tomate se enfríe.

Ahora mezclamos en un bol la pasta de tomate con la miel, el vinagre, la mostaza y si es necesario con otro poco de sal y pimienta y removemos con energía hasta que queda una pasta fina. Si la textura es demasiado espesa, vamos añadiendo pequeñas cucharadas del jugo del tomate previamente reservado hasta que demos con la textura ideal del kétchup.

A pesar de ser algo más trabajoso que comprar en el súper un bote de kétchup con esta receta conseguimos un producto más saludable.