¿Qué alimentos tienen más vitamina C que la naranja?

Como hablamos en este artículo sobre la vitamina C, las funciones de ésta en nuestro cuerpo son muy importantes, ya que el ser humano no está diseñado para sintetizarla, ni almacenarla, por lo que es una de las vitaminas que debemos ingerir cada día para evitar déficits y las enfermedades asociadas al mismo, como el escorbuto.

Entre las funciones que lleva a cabo la vitamina C en nuestro cuerpo, destaca su poder antioxidante y potenciador inmunitario, participa en la formación de colágeno, fortalece las arterias y los vasos sanguíneos, incrementa la absorción de hierro no hemo y favorece la consistencia de dientes y estructuras óseas.

Al ser una vitamina hidrosoluble, es muy difícil de almacenar, ya que el exceso lo eliminamos a través de la orina, por lo que es muy raro que se produzca intoxicación de manera natural por acumulación en el organismo de vitamina C.

Al contrario, su carencia da lugar a cansancio, hemorragias, inflamación de encías y patologías dentales y dermatológicas.

La recomendación diaria de vitamina C depende, como siempre, de la situación específica de cada persona, pero se estima en torno a 85mg/día y 120 mg/día.

¿Qué aloimentos tienen más vitamina C que una naranja?

Al hablar de vitamina C, en el primer alimento que solemos pensar es en la naranja, dando por hecho que es el alimento más rico en este nutriente pero… ¿es cierto?

Como podemos ver en la tabla, hay bastantes alimentos que tienen mayor cantidad de vitamina C (como siempre, comparando 100g de alimento), por lo que no tenemos por qué pensar siempre en la naranja como fuente de esta vitamina.

Alimento (100 g) Vitamina C (mg)
Guayaba cruda 273
Grosella negra 160
Pimiento rojo crudo 152
Brécol 110
Col de Bruselas 110
Papaya 64
Litchi 60
Albahaca fresca 60
Fresa 60
Kiwi 59
Naranja 50
Mango 44
Limón 37
Mandarina 35
Frambuesa 25
Lechuga 24
Tomate verde 23
Piña 20
Melón 16

* Fuente: Base de datos española de composición de alimentos.

Sí que es cierto, que como hemos comentado en otras ocasiones, importa tanto la cantidad total de nutriente presente en el alimento, como la cantidad total que se absorbe. En el caso de la vitamina C, tanto el calor, como la luz y el procesado del alimento va a provocar la destrucción en mayor o menor medida de la vitamina, por lo que es importante consumir la fruta u hortaliza en fresco si nuestro objetivo es potenciar la ingesta de este nutriente, aunque llevando a cabo una dieta sana y equilibrada se garantiza que las cantidades recomendadas de vitamina C quedan totalmente cubiertas.