Grasas peligrosas: Grasas Trans o Grasas Hidrogenadas

Grasas peligrosas: Grasas Trans o Grasas Hidrogenadas

Las grasas TRANS tienen propiedades muy negativas para nuestra salud cardiovascular, son grasas con una estructura química que prácticamente no aparece de forma natural sino que se obtienen al “hidrogenar” los aceites vegetales y convertirlos en una grasa sólida (grasa vegetal), como es por ejemplo el caso de la margarina.

Aunque en su origen sean aceites vegetales saludables, tras el proceso de hidrogenación estas grasas se transforman en grasas saturadas o grasas TRANS que serán capaces de aumentar notablemente los niveles de colesterol malo en sangre y disminuir los de colesterol bueno. El aumento de colesterol aumenta el riesgo de ateromas en las paredes de las arterias, trombosis y de accidentes cardiovasculares en general.

Estas grasas son tremendamente utilizadas en la industria porque aportan una textura y sabor agradables. Lo más común es encontrarlas entre los ingredientes de alimentos como:

  • Bollería, galletería, pastelería y helados.
  • Snack (patatas fritas, galletas saladas, barritas de cereales, bizcochos…).
  • Precocinados para freír, masas de pizza o platos preparados de baja calidad.
  • Algunos panes de larga vida útil.

Fijarse en el etiquetado para huir de las “grasas vegetales” es importante y también me parece realmente importante alertar de que es bastante común encontrar en algunos productos (como ciertas galletas) que anuncian en su caja con grandes letras “SIN COLESTEROL” pero entre los ingredientes figuran las grasas vegetales. Como hemos comentado, estas grasas vegetales aumentan los niveles de colesterol al ser consumidas y son por tanto productos que, aunque no lleven colesterol, van a provocar una subida del mismo en sangre. Estos alimentos están por tanto desaconsejados en personas con tendencia a hipercolesterolemia.

Debido a que, a pesar de ser grasas poco sanas, tienen un sabor agradable que a veces el paladar agradece, se aconseja moderarlas al máximo pero excluirlas directamente de la dieta sería demasiado drástico. Todos, incluso los que están haciendo una dieta para adelgazar, pueden darse un capricho en un momento dado.

Artículo relacionado: ¿Dieta sin grasas?