Fracturas de huesos. ¿Cómo prevenirlas?

Los hábitos de vida actuales se pueden traducir en una mayor incidencia de fracturas óseas, ya que en ocasiones nos aferramos a ciertas costumbres (normalmente por comodidad o moda) a las que arrastramos a los más pequeños de la casa.

¿Qué debemos tener en cuenta para evitar las fracturas de huesos en la edad adulta?

  • Tomar lácteos de origen animal: La llegada de las leches y yogures vegetales a nuestros supermercados de manos de las grandes marcas, ha venido acompañada de un sinfín de artículos y estudios (sin validez científica) criticando las leches de origen animal. En la mayoría de los casos estas críticas vienen dadas por intereses comerciales y ya son muchas las personas que eligen para ellas y para sus familias las leches vegetales, rechazando las leches de origen animal.
    El calcio de las leches vegetales no se absorbe con la misma facilidad ni similar y es realmente peligroso, sobre todo para los niños y mujeres, ya que es muy probable que desarrollen problemas de osteoporosis en la edad adulta. Las leches animales contienen además grandes cantidades de fósforo y aunque en menor medida, también de magnesio, dos minerales muy relacionados con la salud del esqueleto.

  • El pescado es buena fuente de fósforo, y aunque en menor medida, también contiene magnesio. Si hablamos de pescados como sardinillas en aceite, boquerones u otros peces pequeños que se puedan tomar enteros (con la espina) estaremos ayudando nuestros huesos a nutrirse ya que la espina es una fuente ideal de calcio.

  • Control de la glucosa: Hay estudios recientes que apuntan a que las personas con diabetes mal controlada o problemas de azúcar en sangre, tienen mayor riesgo de fracturas. Es importante cuidar el exceso de alimentos dulces y comer de forma ordenada y equilibrada.

  • Práctica de ejercicio diario: Este punto es muy clave para los adultos, pero lo es aún más para los más pequeños, ya que el ejercicio físico favorece la síntesis de hormona del crecimiento y ésto, es realmente importante para el desarrollo normal del esqueleto y para reducir el riesgo de fracturas cuando estos pequeños alcancen la edad adulta.

  • Evitar el exceso de bebidas de cola, alcohol, tabaco, té y café es también una buena práctica para evitar la descalcificación del hueso.

  • Luz solar: Elegir las horas de sol para las prácticas deportivas, para los descansos de trabajo o para pasear es ideal para activar la vitamina D, que es responsable de la absorción del calcio. Deberíamos estar expuestos a la luz del día al menos 15 minutos diarios.

El seguimiento de una dieta semanal equilibrada y completa que incluya lácteos de origen animal y pescados, además de otros alimentos como carnes, huevos, legumbres, cereales, frutas y verduras es una gran garantía para mantener nuestros huesos sanos, densos y fuertes.

Te recomendamos también leer el artículo relacionado Alimentos ricos en calcio.