Espárragos salteados

Tras hablar esta semana de la dieta depurativa para eliminar toxinas hemos elegido una receta de espárragos por ser también un alimento con efecto diurético que nos ayudará a conseguir nuestro objetivo.



Ingredientes (para una persona)

  • 125 g de espárragos trigueros.
  • 50 ml de caldo de ave desgrasado.
  • 3 gambas grandes.
  • 1/2 cucharadas de aceite.
  • 1/2 cucharaditas de zumo de limón.
  • Sal y pimienta al gusto.
  • 1/2 cucharadita de perejil picado.
  • 1/4 cucharadita de tomillo.
  • 1 tomate natural.
  • 50 g de champiñones laminados.

Elaboración

Cocemos los espárragos ya limpios y troceados en el caldo de ave durante 5 minutos y con la cazuela tapada. Una vez pasados los 5 minutos sacamos los espárragos y reservamos bien escurridos en un bol.

Ahora se añaden las gambas enteras y se dejan cocer en el mismo caldo durante dos minutos. Después las retiramos y cuando estén frías se pelan y se reservan en el mismo bol que los espárragos.

Batimos el aceite, el limón, la sal, la pimienta y las hierbas aromáticas elegidas. Una vez obtenida la vinagreta, se rocían con ella los espárragos y las gambas reservadas, se mezcla bien y se dejan en el frigorífico bien tapados durante 2 horas.

A la hora de servir, lo decoramos con dados de tomate natural pelado y sin pepitas y con las láminas de champiñón. Regar con la vinagreta y servir frío.

Comentario del dietista

Los espárragos son una buena fuente de betacarotenos o provitamina A, en especial los espárragos trigueros de color verde, que se considera un potente depurativo anticanceroso. Presentan también otros antioxidantes como la vitamina C (muy eficaz eliminando toxinas, incluidas las presentes en los alimentos procesados en la industria como pueden ser los colorantes y conservantes), y la vitamina E que además de desintoxicar y reducir el estrés oxidativo, mejora la oxigenación de las células.

Su gran contenido en potasio, junto a la presencia de algunos ácidos (como el glicólico) y dos aminoácidos muy valorados (asparagina y arginina) entre otras sustancias, hacen de él un alimento diurético muy eficaz. Esta cualidad no sólo sirve para eliminar toxinas por la orina sino que es muy útil también en los casos de retención de líquidos o de hipertensión arterial.

Los espárragos envasados suelen contener conservantes y una gran cantidad de sal por lo que sus propiedades se reducen notablemente. Lo ideal es comprar los espárragos frescos y cocinarlos en casa y si no disponemos de tiempo, una solución rápida puede ser lavar con abundante agua los espárragos enlatados.

Los espárragos son un alimento perfectamente apto e incluso beneficioso para las mujeres embarazadas, sin embargo hay que tener en cuenta que las mujeres en periodo de lactancia deben evitarlo pues el espárrago es capaz de modificar el sabor de la leche materna pudiendo generar un rechazo del bebé.

En enfermedad renal conviene moderar el consumo de espárrago pues el exceso puede dar lugar a la aparición de cálculos renales.