Dieta para el ácido úrico

Definición y síntomas del ácido úrico

La hiperuricemia es el aumento de la concentración del ácido úrico en sangre. El ácido úrico es un químico que se crea cuando el cuerpo descompone unas sustancias llamadas purinas que están presentes en algunos alimentos, por lo que el exceso puede venir dado por una mala alimentación o bien por genética. Los valores normales en sangre están entre 3.0 y 7.0 mg/dL.

Inicialmente es asintomático, pero si no se corrige puede desencadenar problemas renales o una enfermedad llamada gota que se caracteriza por los acúmulos de ácido úrico en las articulaciones, manifestándose con dolor articular e inflamación.

Dieta y ácido úrico

Las calorías de la dieta no son relevantes en casos de ácido úrico, no obstante si se recomienda que el paciente alcance el peso ideal, por lo que se debe recurrir a dietas para adelgazar o dietas de mantenimiento según el peso del paciente.

La dieta equilibrada es la mejor opción, aunque se recomienda aumentar el consumo de proteína vegetal (legumbres, champiñones, productos de soja) para poder disminuir el aporte de proteínas animales. Eliminar las grasas indeseables de la dieta es también muy importante.

La adecuada ingesta de agua es esencial para evitar la aparición de cálculos renales, se deben tomar dos litros al día bien repartidos. Si ya existe una piedra en el riñón, se recomienda añadir un poquito de bicarbonato al agua solubilizar los cálculos de urato.

Alimentos y ácido úrico

Alimentos permitidos

  • Pescados blancos
  • Carne de pollo
  • Verduras (atención a las de consumo moderado)
  • Cereales (pasta, arroz, etc.)
  • Legumbres (1 vez por semana)
  • Huevos (no más de 5 veces por semana)
  • Lacteos desnatados
  • Frutas (en especial naranja, pomelo, mandarina, limón, piña, sandia, melón. Si no existe sobrepeso se recomiendan además los plátanos, uvas, caqui, higos, higos secos)

Alimentos a moderar

  • Pescados azules
  • Carne de cerdo, pavo y ternera
  • Algunas verduras (especialmente espinacas, champiñones, setas)
  • Fiambre magro (en especial jamón curado)
  • Chocolate, café
  • Nueces

Alimentos a evitar

  • Pescados azules (anchoa o boquerón, sardina, arenque, trucha y salmón)
  • Mariscos
  • Carne de ternera (ocasionalmente solomillo)
  • Concentrados de carne para sopas (cubitos)
  • Embutidos, vísceras y patés
  • Grasas indeseables nata, manteca, mantequilla o lácteos enteros
  • Dulces, miel y fructosa
  • Bebidas con alcohol, incluidos vino y cerveza

Existe un falso mito muy extendido que dice que el tomate aumenta el ácido úrico, pero esta afirmación no es cierta.