Dientes sanos y alimentación

Dientes sanos y alimentación

Las caries dentales están estrechamente ligadas con la alimentación ya que la presencia de ciertos minerales y oligoelementos (entre los que destaca el flúor) y vitaminas son determinantes para la salud de los dientes.

Otras sustancias que forma parte de los alimentos, como los carbohidratos, son los que determinan el mayor o menor crecimiento de bacterias, ya que estos hidratos de carbono son el sustrato de las bacterias necesitan para crecer y multiplicarse.

Además, estos hidratos de carbono se fraccionan en ácidos orgánicos como ácido láctico, capaz de desmineralizar los dientes. Esto significa, que no son sólo los azúcares los causantes de las caries, sino que cualquier hidrato de carbono fermentable tendrá el mismo efecto.

¿Cómo mantener la salud de los dientes?

  • Correcta higiene con cepillo tras cada comida y con cepillo, seda dental y enjuague en las noches para reducir la población de bacterias bucales antes de irse a la cama.

  • El consumo adecuado de flúor hace que la superficie del diente sea menos vulnerable a la caries. Se puede usar en forma de enjuague bucal o con pastas de dientes enriquecidas.

  • El flúor además, aparece de forma natural en el agua potable y en ciertos alimentos (principalmente en pescados y mariscos), lo cual nos ayuda “desde dentro” a fortalecer la matriz no sólo de los dientes, sino también de los huesos.

  • La vitamina D y el calcio son tan importantes para los dientes como para los huesos. La vitamina D aparece en alimentos como los pescados azules y los huevos, mientras que los lácteos de origen animal son la mejor fuente de calcio, por eso lo más habitual en las leches y lácteos comerciales es que ya vayan enriquecidos también en vitamina D, para hacer posible la absorción del calcio. Para que esto sea posible, necesitamos que la vitamina D se active, lo cual sólo se consigue con luz solar (dar un paseo diario de unos minutos con luz diurna es por tanto esencial para nuestros dientes y huesos).

  • Las proteínas y la vitamina A son imprescindibles para el correcto crecimiento de los dientes. La vitamina A aparece como tal en alimentos como los lácteos grasos o la yema de huevo, pero también aparece en forma de provitamina A en alimentos de color rojo-anaranjado como las zanahorias o la calabaza y en otros de color oscuro como las espinacas o el brócoli en las que el color rojizo queda anulado por la presencia de clorofila que es de color verde intenso. Las proteínas aparecen en mayor cantidad en alimentos como las carnes, los pescados y mariscos, huevos y legumbres.

  • El fósforo (presenta en huevo, lácteos, pescados y legumbres) es muy importante para la salud de huesos y dientes, ya que se combina con el calcio para poder formar la fracción mineral de los dientes y huesos.

  • La vitamina C se encarga de la síntesis de colágeno por lo que determina las estructuras corporales, en esta caso determina también la salud de las encías. Tomar alimentos como pimientos y frutas cítricas es muy importante para mantener la salud.

Llevar unos hábitos alimentarios correctos es esencial para no caer en dietas cariogénicas cargadas de dulces, refrescos e hidratos de carbono en general y por otro lado, poco nutritivas.

Como vemos la dieta debe ser densa en nutrientes para asegurar la salud de nuestros dientes y encías, por lo que planificar nuestra dieta bajo las pautas de una dieta equilibrada vuelve a ser la solución perfecta.