¿Comer fruta entera o tomar zumos naturales de frutas?

Con el calor es habitual beber más agua y también otras bebidas como cerveza, refrescos y zumos.

Los zumos comerciales no están recomendados si lo que queremos es llevar una dieta saludable, ya que se elaboran a base de concentrados y su valor nutricional es muy bajo.

Los zumos naturales son una mejor alternativa ya que muchos nutrientes de la fruta se aprovechan y asimilan estupendamente como las vitaminas, minerales y antioxidantes. Sin embargo, es mucho más recomendable tomar la fruta entera ya que ésta nos aportará bastantes ventajas nutricionales y será mejor tolerada y asimilada por nuestro cuerpo.

¿Por qué debemos limitar el consumo de zumo natural con respecto a la fruta entera?

  • El zumo produce un aumento de glucosa en sangre mayor y más brusco que la fruta entera. Esto es contraproducente para la diabetes, el sobrepeso y supone un sobreesfuerzo del páncreas que tendrá que liberar una gran cantidad de insulina en poco tiempo.

  • Podemos decir que “engorda más” tomar el zumo de dos naranjas que comernos 2 naranjas enteras, ya que el cuerpo gasta más energía (más calorías) en digerir la naranja entera porque tiene que romper más tejidos y estructuras para asimilarlo.

  • La cantidad de fibra del zumo es notablemente inferior a la cantidad de fibra de la fruta entera lo cual pude traducirse en problemas de tránsito intestinal.

  • Al llevar azúcares de absorción rápida muy fáciles de aprovechar, la liberación rápida de insulina con la consiguiente caída de los niveles de esta hormona provocará una mayor sensación de hambre o ansiedad al rato de tomarlo.

  • Tomar zumos continuamente o varias veces al día supone que nuestro cuerpo tenga azúcar circulando en sangre y podemos decir que el cuerpo está “entretenido” quemando esos azúcares, de modo que no quema con la misma eficiencia la grasa de reserva que tenemos acumulada y puede truncar nuestros objetivos durante un menú de adelgazamiento.

Como conclusión, lo ideal es tomar la fruta entera o bien, tomar un zumo natural preferiblemente en el desayuno o durante las primeras horas del día. También es importante destacar que son mucho más recomendables los zumos a base de verduras y hortalizas que los que sólo llevan frutas, ya que el contenido de azúcares será notablemente menor.