Bizcocho de chocolate ligero

No debemos habituarnos a tomar alimentos dulces en nuestro día a día pero cuando seguimos dietas de adelgazamiento durante periodos muy largos es conveniente buscar trucos que no trunquen nuestros objetivos pero que nos permitan darnos un respiro. El bizcocho que proponemos esta semana es ideal para esta finalidad.

Ingredientes (para un bizcocho grande)

  • Un huevo entero
  • 6 claras de huevo
  • 8 cucharadas soperas de salvado de avena
  • 8 cucharadas de salvado de trigo
  • 8 cucharadas de queso fresco batido 0% (o yogur natural desnatado sin azúcar)
  • 1 sobre de levadura
  • 6 cucharadas de leche desnatada
  • 1 cucharada de sacarina liquida
  • 4 cucharadas de cacao desgrasado

Elaboración

Para la preparación ponemos el huevo con las claras en un bol y batimos enérgicamente. Ponemos el salvado de trigo y el de avena en un molinillo de café y cuando esté en polvo, lo añadimos al bol con los huevos y las claras batidas y lo mezclamos bien. Ahora añadimos el queso batido o yogur 0%, la levadura, la leche, la sacarina (puede usarse stevia) y las 8 cucharadas de cacao desgrasado. Se bate todo bien y se lleva al microondas a potencia máxima durante unos 7 minutos. Pasados los 7 minutos, lo pinchamos con un cuchillo. Si el cuchillo sale limpio significa que está bien cocido, si sale untado de masa debemos meterlo al microondas durante un par de minutos más (hasta que esté bien cocido).

Comentarios del dietista

En ocasiones, son los propios usuarios los que nos comentan sus trucos y recetas, y esta receta de bizcocho es obra de nuestra amiga Rosa, una chica que se cuida mucho y que ha querido compartirla con todos nosotros. ¡Os animamos a todos a compartir vuestras recetas y trucos sobre alimentación!

Este es un bizcocho que, aunque tiene sus calorías, es más bajo en hidratos de carbono y más alto en proteínas que los bizcochos tradicionales con base de harina, lo cual es más beneficioso para el adelgazamiento. No obstante, pensando en los hábitos alimentarios correctos, debemos hacer uso de este tipo de recetas sólo de forma ocasional. Es ideal para tomarlo en el desayuno durante una semana (si necesitáis tomaros un respiro) o para ofrecerlo en los días sociales junto a un café o té en lugar de recurrir a pasteles, galletas o pastas industriales.

Recordad que este tipo caprichos deben usarse en el contexto de una dieta equilibrada. Este tipo de recetas tan altas en proteínas se usan a veces en las dietas de proteínas o hiperproteicas pero ya hemos visto semanas atrás que esto es muy perjudicial para nuestro cuerpo.