Alimentos con vitamina K

Sintrom y alimentación

La vitamina K participa activamente en los procesos de coagulación sanguínea por lo que su exceso en la dieta puede provocar problemas en personas que estén medicadas con anticoagulantes orales, como es el Sintrom, al contrarrestar su efecto.

La dieta para las personas con anticoagulantes orales debe ser variada completa, no es necesario excluir ningún alimento si se toman raciones moderadas dentro del contexto de una dieta equilibrada.

No obstante, conviene conocer los alimentos más ricos en vitamina k para evitar una frecuencia demasiado corta en su consumo, grandes raciones o combinaciones de alimentos ricos en esta vitamina.

Alimentos ricos en vitamina K

Los que más preocupan son los alimentos de origen vegetal, pues en los alimentos animales esta vitamina aparece en menor cantidad, salvo en el caso del hígado donde su concentración es mayor.

  • Las espinacas, el brócoli y las coles de bruselas presentan una gran concentración de vitamina k, se puede prescindir de ellas en caso de estar usando anticoagulantes o reducir drásticamente su frecuencia de consumo. Otros con cantidades importantes son los nabos, las acelgas y la escarola pero bastará con tomar raciones moderadas.
  • Las legumbres son muy ricas en vitamina K en especial las judías. Las lentejas presentan una cantidad bastante menor pero también son ricas en vitamina K. Tomar sólo una pequeña ración de legumbres por semana y completar la semana con otra ración de habas o guisantes.
  • Cacao en polvo, chocolate, almendras, avellanas, pipas y nueces.

Alimentos con bajo aporte de vitamina K

  • Leche desnatada y requesón.
  • Carnes, huevos y pescados.
  • Trigo, maíz, pan blanco, arroz, galletas tipo maría.
  • Aceite de oliva (y aceitunas). Mantequilla y margarina.
  • Calabaza, berenjena, espárrago, pimiento, cebolla y pepino.
  • Naranja, mandarina, manzana, plátano, melocotón, peras, sandía, chirimoya y compota de manzana.

Lo más recomendable es elaborar menús con abundancia en alimentos con menor aporte de vitamina K y sólo una vez al día una ración de alimentos con mayor cantidad en vitamina K. La dieta variada bien equilibrada es sinónimo de bienestar en cualquier situación incluido el caso de los pacientes medicados con anticoagulantes orales.