10 falsos mitos alimentarios

10 falsos mitos alimentarios

Hay bulos que de tanto repetirse, han pasado a interiorizarse en nuestras creencias, y ya nos hacen dudar de si son ciertos o no. Como suele decirse, una mentira repetida mil veces, es una verdad. Y en el área de la alimentación no iba a ser menos.

La alimentación, castigada por los mitos

Cuando intentamos perder peso, mucha gente de nuestro alrededor nos aconseja sobre aspectos de los alimentos que ellos consideran ciertos, pero no siempre tienen una base fundamentada. Por eso, te dejamos 10 falsos mitos sobre alimentación, que seguro alguna vez has escuchado.

1. El zumo de naranja pierde sus vitaminas

Seguro que alguna vez te han dicho que te bebieras el zumo de naranja antes de que perdiera sus vitaminas, o se oxidase. Pues es una de las mentiras más extendidas en el campo alimenticio. No existe ninguna base científica de que este hecho ocurra. Sí es cierto que la vitamina C se oxida con facilidad y se va perdiendo, pero no es un proceso tan rápido como se cree.

2. Saltarse una comida, adelgaza

Ese hábito es totalmente falso. Los especialistas recomendamos realizar cinco comidas al día. De este modo controlamos nuestra hambre y no llegamos a sentir ansiedad. Además de esta forma nuestro organismo gestiona mejor los nutrientes.

3. Las grasas vegetales son más sanas que las animales

Una grasa vegetal puede ser tan saturada como una grasa animal. Por tanto, ambos tipos de grasas pueden tener en nuestro cuerpo un efecto similar (aumentar de los niveles de colesterol, "taponar" las arterias, etc.).

4. Beber agua durante las comidas engorda

Esto es totalmente incierto, ya que el agua no aporta nada de calorías. Además acompañar las comidas con un vaso de agua nos ayuda a mejorar la digestión.

5. Los refrescos light adelgazan

En este tipo de refrescos, el valor energético ha sido reducido respecto al producto original, pero eso no quiere decir que adelgacen. La mejor forma de saciar la sed es beber agua.

6. Los nervios engordan

En una situación de estrés o nerviosismo, que se produzca un aumento de peso es debido a la ansiedad, y a la ingesta de alimentos sin control que se provoca. No obstante hay personas que reaccionan de modo totalmente contrario, ya que los nervios reducen su apetito y por tanto adelgazan.

7. Mezclar hidratos de carbono y proteínas engorda

Es muy difícil separar estos dos nutrientes, y cada uno de ellos aporta un beneficio para nuestro cuerpo. Además, los alimentos normalmente están formados por una mezcla de ambos.

8. El alcohol blanco tiene menos calorías

Es totalmente falso, todas las bebidas alcohólicas aportan calorías. De hecho el anís y el vodka, dos bebidas blancas, son las más calóricas.

9. La fruta después de la comida te aporta unos kilos de más

Muchas veces habrás oído que tomar fruta después de comer engorda más. Esto no es cierto, ya que los alimentos tienen siempre las mismas calorías, no varían dependiendo de las horas en las que se ingieran.

10. Los alimentos congelados tienen menos nutrientes

El frío del congelador conserva los nutrientes de los alimentos, sin provocar alteraciones. Por lo que comer algún tipo de alimentación congelada, te va a aportar los mismos nutrientes que si la comida fuera fresca.