Sopa de tomate

Ya queda menos para la llegada del buen tiempo pero mientras el frío está aquí ¿qué mejor que una sopa calentita y cargada de nutrientes? Esta semana os enseñamos una sopa tan sencilla pero a la vez tan rica que os sorprenderá.

Ingredientes (para 2 personas)

  • Tomate triturado: 400 g.
  • Dientes de ajo: 3-4 (depende del tamaño)
  • Albahaca y orégano: Una pizca
  • Aceite de oliva: Una cucharada
  • Sal: Una pizca

Elaboración

Ponemos un par de cucharadas de aceite de oliva en una cazuela y añadimos a fuego muy suave el ajo bien machado. Cuando se dore ligeramente añadimos la lata de tomate triturado y a continuación, rellenamos dos veces esa misma lata de agua y lo añadimos a la cazuela. Añadimos la sal, la albahaca y el orégano y lo dejamos cocer a fuego lento hasta que la sopa espese un poquito y tenga “cuerpo” (unos 35-40 minutos). Se puede tomar así (muy ligera), con unas raspas de pan añadidas tras la cocción o con pasta como fideos o lluvia.

Comentarios del dietista

La sopa de tomate es una estupenda solución para comer caliente y sin demasiadas complicaciones en la cocina. Lo más destacable nutricionalmente es el aporte de antioxidantes, vitaminas y minerales del tomate. Como cualquier sopa, no es un plato especialmente nutritivo ya que gran parte de su contenido es agua pero si nos sirve para completar el contenido de micronutrientes en nuestra dieta y para reconfortarnos en los meses fríos. En el caso de las dietas de adelgazamiento es muy adecuada, aunque si se añade pan o pasta no será un plato apto para la cena. Las sopas son también muy adecuadas para las personas a las que les cuesta beber agua.