Ensalada crujiente

Ya hemos comentado en algunas ocasiones que las coles son alimentos muy apreciados por su valor nutricional pero su olor a hora de cocinarlo, hace que en muchos casos las personas tengan cierto rechazo hacia esta familia de alimentos.

Como hicimos semanas anteriores con la ensalada china y con la ensalada de coliflor, queremos daros ideas para tomar estos alimentos de formas más apetecibles y novedosas. Esta semana proponemos una receta de coliflor cruda ya que es una alimento que sin cocinar tiene un olor, un sabor y una textura crujiente muy diferente a su forma cocinada.

Ingredientes (para una persona)

  • 150 gramos de coliflor fresca
  • 1 zanahoria
  • Cebolla (al gusto)
  • 1 tomate
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • 1 cucharada de aceite de oliva

Elaboración

Limpiamos la coliflor y la lavamos bien (siempre con agua fría para evitar la pérdida de vitaminas y minerales). Tras escurrirla, debemos cortarla en pequeños trozos desechando los troncos hasta tener 150 g de coliflor limpia para añadir a la ensaladera.

Pelamos y rallamos la zanahoria y cortamos en trocitos pequeños el tomate y la cebolla. Aliñamos la ensalada con la salsa de soja y el aceite y listo para servir. Si preparamos la ensalada con antelación y tras el aliño, la dejamos un par de horas tapada en el frigorífico adquirirá más sabor.

Comentarios del dietista

La coliflor cocinada de forma tradicional es muy nutritiva y tiene muchas propiedades buenas para la salud, pero la coliflor cruda es aún más nutritiva que la cocinada. No obstante, es importante tener en cuenta que las coles en crudo evitan la absorción de yodo por lo que no conviene abusar de su consumo y debe evitarse en crudo en casos de hipotiroidismo.

La coliflor tiene efecto anticanceroso por la presencia de elementos sulfurados (del azufre), otros fitoquímicos, vitamina C y fibra. Es además un buen protector cardiovascular y ayuda a la eliminación de líquidos por su contenido en agua y potasio, por lo que consumirla con frecuencia ayuda en casos de hipertensión, cálculos renales y ácido úrico elevado.