Calabacín relleno

Esta semana vamos a ver una receta algo más elaborada de lo habitual, pero muy atractiva y ligera ¡os gustará! Es además una estupenda opción para que los pequeños de la casa tomen verduras, lo aceptarán mejor si les dejáis participar en las tareas de cocinado.

Ingredientes (para una persona)

  • 1 calabacín
  • 1 pechuga de pollo
  • ½ pimiento rojo
  • ½ cebolla picada
  • 2 dientes de ajo
  • ½ puerro
  • 1 cucharada de harina integral
  • ½ vaso de caldo de pollo (casero o de brick, nunca en pastilla)
  • Sal, pimienta y aceite de oliva.

Elaboración

Precalentamos el horno a 200ºC, partimos el calabacín a la mitad (a lo largo) y hacemos unos cortes en la pulpa antes de llevarlo al horno para que se cocine bien. A la hora de meterlo en el horno, bajamos la temperatura a 180ºC y lo horneamos unos 10 minutos. Pasado este tiempo, se vacía el calabacín con una cuchara y reservamos la pulpa.

A parte, vamos sofriendo el pimiento, a continuación se añade la cebolla, el puerro y los ajitos. Se añade además el pollo troceado y cuando esté casi listo, se añade la pulpa del calabacín y se añade la sal y la pimienta. Ahora, se añade la cucharada de harina, se mezcla bien para que se dore y se añade el caldo de pollo para darle sabor. Hay que continuar removiendo hasta que se vapore todo el caldo.

Una vez listo el sofrito, se mete de nuevo en el calabacín (se puede adornar con un poco de queso para fundir) y se mete en el horno a 180 ºC unos minutos, hasta que esté dorado.

Comentarios del dietista

Es un plato realmente nutritivo y completo, los hidratos de carbono son muy moderados porque la verdura aporta pequeñas cantidades y sólo hemos incluido una cucharada de harina, por lo que es ideal para dietas para adelgazar. Las verduras, además de aportar pocos hidratos, son realmente nutritivas desde el punto de vista de las vitaminas, minerales y oligoelementos, sustancias esenciales para el funcionamiento de nuestro cuerpo.

El pollo es una estupenda elección para ingerir proteína de gran calidad y fácilmente asimilable por nuestro cuerpo. Este aporte proteico hace del plato una opción muy completa, incluso como plato único. El aporte de grasa lo cubre la poquita grasa del pollo (rica en ácidos grasos poliinsaturados) y el aceite de oliva rico en Omega-9 y ácidos grasos con multitud de beneficios para el organismo, especialmente para el sistema cardiovascular.