Brochetas de frutas gratinadas

Brochetas de frutas gratinadas


Esta semana vimos en la sección Artículos de nutrición una publicación donde hablábamos sobre si es bueno tomar frutas con las comidas. Hoy proponemos una receta divertida que no deja de ser sana y que es ideal para tomar los fines de semana.

Ingredientes

(para una persona)

  • 1 melocotón pelado y cortado en dados gruesos
  • 150 g de piña cortada en dados gruesos
  • 1 manzana en dados gruesos
  • 150 g de fresas cortadas en dos
  • Edulcorante Stevia
  • Zumo de limón

Elaboración

Ponemos en una fuente un poco de zumo de limón colado y unas cucharaditas de stevia, añadimos la fruta troceada, lo mezclamos bien, lo cubrimos con un plástico y lo dejamos macerar entre media hora y una hora en un lugar fresco.

Ahora, en unos palillos de brochetas, vamos ensartando los trozos de fruta de forma alterna. Una vez listas las brochetas, se espolvorea un poquito de edulcorante en polvo (stevia) y se lleva al horno para que se gratine. La variabilidad entre la potencia de cada horno, la altura de la bandeja y otras posibles variaciones, ponen en peligro un postre muy delicado, por lo que se recomienda llevar al horno a unos 180 ºC sin dejar de vigilar las brochetas. Sacarlas cuando comiencen a caramelizarse.

Comentarios del dietista

Es un postre más ligero de lo habitual pero si estamos haciendo una dieta de adelgazamiento no podemos tomarlo con demasiada frecuencia.

La stevia es un edulcorante natural muy apreciado, pero no podemos perder de vista que tiene calorías (aunque menos que el azúcar). Si a ésto le sumamos los azúcares que aparecen en la fruta de forma natural, es lógico pensar que no debemos abusar de ello si el objetivo es perder peso.

Sin embargo, es una opción ideal para darse un capricho ya que es capaz de “alegrarnos el paladar” y a la vez, nos aporta minerales y vitaminas muy importantes para el funcionamiento óptimo de nuestro cuerpo. El tratamiento térmico al que son sometidas estas verduras, ayuda a asimilar aún mejor los betacarotenos presentes principalmente en fresas y melocotón, ayudándonos a reducir el estrés oxidativo de nuestras células.